Ocaso y la Tierra continua Rotando otra vez mas




Kafka en la orilla de Haruki Murakami-Capitulo 31. Fragmento

Al desaparecer, la señora Saeki te ha dejado la almohada húmeda con sus lagrimas. Vas palpando la humedad con la mano mientras contemplas como, al otro lado de la ventana, el cielo va adquiriendo una tonalidad lechosa. Desde la lejanía te llegan los graznidos de los cuervos.
La Tierra continua rotando sobre su eje. Y, sin ninguna relación con ello, todos nosotros vivimos dentro de un sueño.



Todo esto de aquí arriba, esta dedicado a una buena amiga
a la que fascinan las puestas de Sol........



Entradas populares